Enfermedad tiroidea en ancianos

 Las manifestaciones subclínicas pueden ser malinterpretadas y atribuidas al envejecimiento normal.

En los ancianos, los problemas tiroideos tienen una importancia especial y es necesario comprender porqué ocurren con una frecuencia más que elevada y su modo de presentación es frecuentemente diferente del observado en los pacientes más jóvenes. En realidad, el diagnóstico suele ser tardío y difícil de hacer porque los síntomas son atenuados y atribuidos al envejecimiento normal, y porque las presentaciones atípicas no son poco comunes.

No se recomiendan los estudios sistemáticos de detección en adultos sanos y asintomáticos, pero se debe tener un elevado índice de sospecha para iniciar las pruebas de función tiroidea. La interpretación de esas pruebas es difícil en los individuos mayores debido a los cambios de la función tiroidea asociados a la edad  y también al efecto de enfermedades no tiroideas o efectos adversos de los medicamentos. Las anormalidades subclínicas de la función tiroidea prevalecen sobre los cuadros manifiestos. Los beneficios del tratamiento de la enfermedad subclínica no están por completo establecidos. Por lo tanto, en los ancianos, la decisión de tratar las enfermedades subclìnicas debe estar personalizada y limitada a los pacientes de alto riesgo para evitar los efectos colaterales de la hormonoterapia de reemplazo y los fármacos antitiroideos innecesarios. El tratamiento de la enfermedad tiroidea requiere una atención especial en los ancianos debido al mayor riesgo de complicaciones.

Fuente:Autor: Dres. LigiaJ. Dominguez, Maurizio Bevilacqua, Giovanna DiBella, Mario Barbagallo. Fuente: Traducción y resumen objetivo: Dra. Marta Papponetti. Esp. Medicina Interna.

J Am Med Dir Assoc 2008; 9: 9–17

Sin Comentarios aún.

Deja un Comentario